FLASH

Nuestra trayectoria

Antes del 2003, la comunidad latinoamericana en Toronto estaba necesitada de una voz, aparte de los medios escritos, para poder expresar sus opiniones, compartir sus aspiraciones, y dar voz a sus necesidades. Debido a que, de acuerdo a niveles del desempleo, educación y pobreza, esta comunidad es aun definida como "notable o extremadamente en desventaja", la necesidad de una plataforma, donde la comunidad pudiese expresar inquietudes, perspectivas y opiniones, era de suma importancia. Además, era imprescindible obtener acceso a los medios masivos para que la comunidad pudiera integrarse a la sociedad canadiense.

Las iniciativas radiales precedentes a Radio Voces Latinas 1610AM eran considerablemente restringidas dado al tiempo limitado de transmisión. Esto incentivó a que dichas emisoras adoptaran una característica comercial y de esa forma fallaran en gestionar las áreas imprescindibles que una radio de base con emisión de tiempo completo pudiese ofrecer, tales como iniciativas legales, decisiones políticas, asuntos de empleo, asuntos sociales y asuntos de inmigración.

Mientras estas emisoras de radio fueron inundadas con éxitos populares de un carácter más comercial, la magnífica recopilación de los grupos y músicos locales del jazz latino, mambo, salsa, merengue, bolero y el talento musical andino no fueron reconocidos.

El Padre Astudillo fue consciente de la gran importancia de hacer que las voces latinas fuesen escuchadas en Canadá, para que así la presencia de la comunidad puediese ser reconocida. A raíz de este hecho nació Voces Latinas 1610AM, la primera emisora de radio hispanoparlante en Canadá.

El proyecto de Radio Voces Latinas ha sido cristalizado gracias ala tenacidad y el esfuerzo incansable de un hombre con la ayuda de los miembros de la Parroquia San Lorenzo y la comunidad hispana de Toronto. En 1998, el Padre visitó las oficinas del
Canadian Radio-Television & Telecommunications Commission (CRTC) en Toronto para investigar la posibilidad de establecer una emisora de radio dedicada a la comunidad hispanoparlante. La cantidad de información técnica para completar la solicitud fue desalentadora. Frustrado pero no derrotado, el deseo del Padre de establecer una emisora tomó más fuerza que antes.