FLASH

Construyendo la esperanza

La Caravana también se ha extendido solidariamente a comunidades de Centro América, ayudando a sostener proyectos de autogestión económica. Ya sea a través de la donación de buses, la compra de ladrillos creando cooperativas de pescadores, u ofreciendo apoyo a personas discapacitadas o con problemas mentales, la Caravana ha estado allí para brindar un brazo de apoyo y consuelo.

El auxilio puede brindar alivio temporal, pero nunca puede ser una solución para la pobreza. Por lo tanto, La Caravana también esta involucrada en numerosos proyectos que estimulan la autosuficiencia económica en El Salvador.

El Pueblo San Lorenzo
Con el apoyo de la comunidad hispana y canadienses en Toronto, más de $70,000 han sido recaudados para la compra de un terreno de cuatro hectáreas en la vía Costa del Sol. Más de 87 casas se han construido en este terreno para familias que fueron desplazadas por el terremoto. El pueblo de San Lorenzo fue inaugurado en agosto del 2002, honrando la compasión y espíritu de la gente de Toronto. Hoy continuamos apoyando al pueblo San Lorenzo, donando medicinas y materiales escolares, al igual que fortaleciendo nuestra confraternidad compartiendo y apoyado a través de programas y servicios.

Cooperativa de Pescadores Apastepeque
La Cooperativa de Pescadores Apastepeque, fundada con el valor y tenacidad de Dora Luisa Baires, ha revitalizado la economía local. Con algunos de los fondos recaudados de parte de la Caravana se han creado nuevos estanques de pesca, con los cuales los habitantes de la aldea pueden suplementar sus escasos ingresos. La cooperativa de pescadores también construyó un restaurante que ahora sirve el plato tilapia, que es una especialidad local, y recientemente ha construido una casa de crédito que presta servicio a la comunidad local.

Caminos de Esperanza
La Caravana también trabaja conjunto a Caminos de Esperanza; una organización establecida con el propósito de apoyar a aquellos que tienen desventajas físicas o deficiencias mentales, muchos de los cuales han sido descuidados por sus familias y comunidades. Fundada por Dora Luisa Baires, quien también es físicamente desventajada, Caminos de Esperanza es una bendición en medio de la miseria.

Quién se hubiese imaginado que La Caravana se convertiría en algo más que una cabalgata de buses escolares rumbo a Centro América para prestar ayuda y sostener los varios proyectos de la región. A través de los años, la Caravana ha florecido y se ha convertido en una caravana de aliento y compasión; es una Caravana que a través de radiotones, con Radio Voces Latinas ha logrado recaudar:

- $74,000 para las víctimas del tsunami en Asia en 2004
- $15,000 para las víctimas de las inundaciones en Venezuela y Colombia en 2005

- $30,000 para víctimas del Huracán Stan en México, Guatemala y El Salvador en 2005
- $13,000 para las víctimas de las inundaciones en Bolivia en marzo 2007
- $35,851 para las víctimas del terremoto que devastó partes de Perú en augustos 2007

- $10,000 para las víctimas de inundaciones en Ecuador en marzo de 2008

- $31,500 para las víctimas del terremoto que devastó partes de Haiti en enero 2010

 

Además de lo anterior, La Caravana de la Esperanza también:

- proporcionó prótesis para José Prado, un joven dinámico de Colombia quien fue electrocutado en un accidente y perdió ambos brazos.
- recaudó fondos para ayudar a una joven salvadoreña-canadiense, Enrietta Pineda, quien se encontraba con una necesidad desesperante de recibir atención médica en El Salvador.
- apoyó a la organización local uruguaya, Mano con Mano, con el envío a Uruguay, de ocho máquinas comerciales de tejido y equipo dental equivalente a un millón de dólares.
- en diciembre del 2005, en confraternidad con La municipalidad de Soyapango, El Salvador, El Concejal Joe Mihevc de la ciudad de Toronto y la Caravana de la Esperanza enviamos un embarque de 150 computadoras, equipo mádico, materiales escolares, juguetes y una ambulancia.
- en diciembre del 2006, envió un contenedor a Nicaragua con implementos escolares y de arte, juguetes, ropa, bicicletas y suministros médicos.
- con la ayuda de la comunidad hispana, colectó una vez más $6,000 dólares, para dar una sepultura digna al Sr. Allan Castillo; un hermano emigrante que había llegado hacía ocho años desde Costa Rica. En Toronto, don Allan no tuvo status, familia, ni cementerio. Pero el calor solidario de sus amigos y radio Voces Latinas, construyó una vez más, el milagro de la solidaridad.

- en colaboración con los Servicios Médicos de Emergencia de Toronto, el Concejal Joe Mihevc y la Ciudad de Toronto, voluntarios/as han conducido cuatro ambulancias hacia El Salvador, las cuales han sido donadas a la Municipalidad de Soyapango, con quien Toronto ha mantenido una relación de hermandad.  Las ambulancias fueron conducidas hacia alla en augusto del 2008 y marzo del 2009.