FLASH

Compartiendo santuario

En Septiembre de 2004, Steve Watson miembro del sindicato CAW (Canadian Auto Workers) vino a la parroquia San Lorenzo, buscando apoyo para un hombre inocente quien había vivido en Canadá por 18 años. Padre de tres niños, Sergio Loreto (Mario Pérez) necesitaba un lugar de refugio para evitar que lo enviasen de regreso a su país, Guatemala. Desesperado y asustado, "Mario" encontró refugio en la parroquia San Lorenzo.

Desde el momento en que llegó, los días para "Mario" eran llenos de ansiedad y temor. Separado de su familia, sus pequeños y la vida que había llegado a conocer y amar en la ciudad de Montreal. Para poder enfrentar su enorme dolor, soledad y elucidación, "Mario" pasaba los días cocinando, limpiando la iglesia y ayudando en la Radio Voces Latinas, para al final de cada día, descansar en un pequeño cuarto en el sótano de la iglesia. Después de meses viviendo en las sombras, "Mario Pérez" dio paso al mundo de afuera. En una conferencia de prensa dirigida por la Parroquia San Lorenzo y el CAW, a los medios de comunicación, dio a conocer su verdadera identidad como Sergio Loreto y la razón por la cual pedía Santuario en la Parroquia San Lorenzo.

Agradecido por el apoyo que San Lorenzo le dio en su momento crucial, Sergio con mucho afecto adoptó a la comunidad de San Lorenzo como su familia. Trabajando incansablemente y con mucha humildad, enriqueció a su familia hispana, convirtiéndose en parte integral de este cuerpo comunitario. A pesar de su deportación y persecución en Guatemala, Sergio permanece escondido, esperando su momento para ser elegido como miembro de la familia canadiense.